lunes, 2 de diciembre de 2013

Trastornos digestivos aumentan en época navideña

GNC Costa Rica

Acidez, indigestión, reflujo esofágico, distensión abdominal, flatulencia, náuseas y diarreas son los padecimientos más frecuentes del mes de diciembre.

Sustancias naturales como las enzimas digestivas, aloe vera, probióticos y la fibra pueden ayudar a aliviar síntomas y colaborar con un correcto proceso.

Los excesos de comida, el aumento en ingesta de grasas y azúcares, el abuso del alcohol y el estrés que deriva de las actividades del mes, aumentan significativamente los trastornos digestivos en diciembre.


Durante estas fechas, la mayoría de reuniones y celebraciones giran en torno a la mesa, pues la comida es parte esencial de nuestras costumbres sociales y sobre todo durante las festividades.

Los excesos antes mencionados obligan al estómago a trabajar mucho más de lo habitual, con la consiguiente sensación de malestar y pesadez. Además, el aumento en la carga de trabajo, las prisas por las compras y el estrés emocional asociados a la época nos llevan a tener hábitos alimentarios poco saludables, por ejemplo omitir tiempos de comida, comer más rápido de lo habitual y aumentar el consumo de alimentos altos en grasas, condimentos y azúcares.
Los padecimientos más frecuentes durante esta época son causados por la ingesta desmedida de comidas y bebidas que irritan el organismo: indigestión, acidez estomacal, reflujo esofágico, distensión abdominal, flatulencia, nauseas, diarreas, entre otros.

Alimentos y suplementos naturales para sobrellevar diciembre
La adecuada nutrición no solo depende de aquello que consumimos, sino también del estado en el que se encuentra nuestro sistema digestivo. Para esto, existen alimentos y refuerzos naturales que pueden ayudar a aliviar síntomas y facilitar el proceso digestivo: enzimas digestivas, probióticos, aloe vera y fibra. 

Por ejemplo, las enzimas digestivas permiten que el organismo absorba y aproveche los nutrientes que contienen los alimentos presentes en la dieta. Aunque se lleve a cabo una alimentación equilibrada, si el aparato digestivo no puede transformar y absorber los nutrientes, resulta difícil gozar de una buena salud. 

Una insuficiente producción de enzimas ya sea por enfermedad, por una mala alimentación, por un exceso de alimentos que sobrepase la capacidad enzimática corporal o por el mismo proceso de envejecimiento, puede ocasionar la aparición de diversas alteraciones digestivas y disminuir la asimilación de nutrientes. En caso de que el cuerpo no produzca la cantidad necesaria, estas se pueden tomar como parte de la suplementación nutricional.  

Otro producto que resulta útil es el Aloe Vera, que es de gran ayuda en caso de presentar úlceras gástricas, acidez estomacal, gastritis, colitis o estreñimiento.

Los probióticos son microorganismos vivos, que administrados en cantidades correctas, promueven beneficios en la salud. Estos actúan a nivel del tubo digestivo, estabilizando la composición de la flora bacteriana e incrementando la resistencia del organismo frente a microorganismos patógenos. 

La fibra, por su parte, contribuye a regular el tránsito intestinal y por tanto, facilita la evacuación de residuos. Además, el consumo de fibra aumenta la sensación de llenura o saciedad, lo cual es útil para prevenir ingestas excesivas de alimentos.  Se recomienda consumir entre 25 y 30 gramos de fibra al día.

Recomendaciones para evitar los trastornos digestivos navideños
Para prevenir los molestos síntomas sin privarse de las comidas de la época, se deben evitar los excesos, masticar bien los alimentos, comer y beber despacio y no abusar de bebidas alcohólicas.
Evitar comidas y bebidas muy frías o muy calientes, alimentos altos en grasa, cafeína y el exceso de azúcares y dulces.
No utilizar condimentos que irriten la mucosa gástrica y aumentan la acidez estomacal. 
Si no puede vencer la tentación de comer determinado plato o postre, hay que ser razonable y compensar una comida copiosa con otra más ligera.
Para evitar intoxicaciones alimentarias, conviene lavarse las manos regularmente, lavar los alimentos crudos antes de consumirlos y adquirirlos en lugares limpios y seguros.
Esperar un tiempo prudencial para acostarse después de las comidas.
Evitar el estrés, pues estudios lo han relacionado con afecciones gastrointestinales. Es necesario llevar un ritmo de vida relajado y así disfrutar de las actividades que envuelven diciembre.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada