miércoles, 27 de junio de 2012

Prevención de Padecimientos Digestivos

Junio, 2012“El sistema digestivo encierra una gran cantidad de funciones básicas para el funcionamiento del cuerpo humano. Los problemas pueden suceder en la boca y lengua, esófago, estómago, intestino delgado y grueso, también existen afecciones del recto y ano, hasta desórdenes de hígado y páncreas”, explica la Dra. Alicia Marín, asesora médica de GNC.

Según datos del Área de Estadística en Salud de la CCSS, durante el 2010, el 10.31% del total de egresos hospitalarios fue por un problema digestivo (34.063 casos), segundo porcentaje más alto, pues solamente es superado por los egresos por embarazo y parto.
Además, según el Instituto Nacional de Estadística y Censo, durante el 2010 murieron 1349 personas por una enfermedad del sistema digestivo, lo que significa casi cuatro personas por día.
Cáncer gástrico
Algunos de los síntomas que pueden indicar riesgo de cáncer de estómago son: ardor en la boca del estómago, agrura o acidez, distensión abdominal, vómitos o nauseas persistentes, vómitos con sangre, estreñimiento, heces negras como carbón, pérdida de peso, pérdida severa del apetito y anemia, entre otros.
Los síntomas de los padecimientos digestivos son discretos y en la mayoría, se consideran como parte diaria de nuestras vidas, por lo que suelen pasarse por alto.
Alimentos y refuerzos naturales para colaborar con la prevención
La adecuada nutrición no solo depende de aquello que consumimos, sino también del estado en el que se encuentra el sistema digestivo. Existen alimentos y refuerzos naturales que pueden ayudar a aliviar síntomas y facilitar el proceso digestivo: enzimas digestivas, probióticos, aloe vera, fibra y extractos de hierbas y plantas.
Por ejemplo, las enzimas digestivas permiten que el organismo absorba y aproveche los nutrientes que contienen los alimentos presentes en la dieta. Aunque se lleve a cabo una alimentación equilibrada, si el aparato digestivo no puede transformar y absorber los nutrientes, resulta difícil gozar de una buena salud.
“Una insuficiente producción de enzimas ya sea por enfermedad, por una mala alimentación o por el mismo proceso de envejecimiento, puede ocasionar la aparición de diversas alteraciones digestivas y disminuir la asimilación de nutrientes”, advierte Marín, quien recalca que en caso de que el cuerpo no produzca la cantidad necesaria, estas se pueden tomar como parte de la suplementación nutricional.
Los probióticos son microorganismos vivos, que administrados en cantidades correctas, promueven beneficios en la salud. Cómo explica la especialista, estos actúan a nivel del tubo digestivo, estabilizando la composición de la flora bacteriana e incrementando la resistencia del organismo frente a microorganismos patógenos.
Otro alimento que resulta útil es el Aloe Vera, que es de gran ayuda en caso de presentar úlceras gástricas, acidez estomacal, gastritis, colitis o estreñimiento.
“La fibra, por su parte, contribuye a regular el tránsito intestinal y por tanto, facilita la evacuación de residuos. Además, el consumo de fibra aumenta la sensación de llenura o saciedad, lo cual es útil para prevenir ingestas excesivas de alimentos”, indica la Dra. Marín, quien recomienda consumir entre 25 y 30 gramos de fibra al día.
Según la especialista en medicina naturista, los extractos de hierbas yplantas pueden contribuir a mejorar la digestión y son comúnmente utilizadas en casos de inflamación, acidez, espasmos y nauseas. Algunos ejemplos son: manzanilla, hinojo, menta, hombre grande, clavo y jengibre.
Recomendaciones para evitar los trastornos digestivos

  • Evitar los excesos, masticar bien, comer y beber despacio y no abusar de las bebidas alcohólicas.
  • Evitar comidas y bebidas muy frías o muy calientes, altas en grasa y el exceso de azúcares.
  • No utilizar condimentos, colorantes y saborizantes artificiales que irritan la mucosa gástrica y aumentan la acidez estomacal. Preferir las hierbas aromáticas.
  • Esperar un tiempo prudencial para acostarse después de las comidas.
  • Evitar el estrés, pues estudios lo han relacionado con afecciones gastrointestinales; es necesario llevar un ritmo de vida relajado.
  • Hágase chequeos preventivos de rutina. Por ejemplo, una gastroscopía y colonoscopía al año después de los 40 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada