viernes, 23 de marzo de 2012

25 de Marzo Día Nacional del Deporte


Inactividad física es la cuarta causa más importante de muertes por enfermedades no transmisibles
  • El 50.1% de la población costarricense es sedentaria o insuficientemente activa.
  • Educador físico da recomendaciones para iniciar a realizar algún tipo de deporte.
Marzo, 2012.  El ritmo de vida de la sociedad actual es acelerado, demandante y de mayores exigencias profesionales, por lo que el deporte y actividad física pueden quedar relegados a un segundo plano. Sin embargo, es un aspecto fundamental para lograr un estilo de vida saludable, que otorgue bienestar físico y mental.
“La actividad física practicada con regularidad, reduce el riesgo de cardiopatías coronarias y accidentes cerebrovasculares, diabetes tipo II, hipertensión, cáncer de colon, cáncer de mama y depresión. Además, mantiene las articulaciones, los tendones y ligamentos flexibles, de modo que es más fácil para la persona moverse y reduce algunos de los efectos del envejecimiento”, explica Giner Garro, Educador Físico de GNC, empresa de productos naturales para la nutrición, salud y deporte.
Como explica Garro, la actividad física además produce otros beneficios psicológicos, como el aumento de la autoconfianza, sensación de bienestar y mejora del funcionamiento intelectual. Por otra parte, ayuda a prevenir las enfermedades mentales, pues se es menos susceptible a los factores desencadenantes de las mismas.
“En el 2009, la inactividad física se identificó como la cuarta causa más importante, a nivel mundial, en las muertes de origen crónico degenerativo y contribuye en más de 3 millones de muertes prevenibles alrededor del mundo. Al menos un 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios para la salud”, dice el Plan Nacional de Actividad Física y Salud 2011-2021.[1]
El Plan explica que se estima que la inactividad física es la causa principal de aproximadamente un 21%-25% de los cánceres de mama y de colon, el 27% de los casos de diabetes y el 30% de la carga de cardiopatía isquémica. Por esto, las enfermedades no transmisibles asociadas a la inactividad física, son el mayor problema de salud pública en la mayoría de países del mundo.
Según la Encuesta de Consumo de Drogas, del Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia, en el año 2010, el 50.1% de la población es sedentaria o insuficientemente activa. En el año 2006 era de 66.4% y en 1995 de 77.7%. A pesar de un aumento gradual en el porcentaje, los números siguen siendo alarmantes.
Por otra parte, según la Encuesta Global de Salud Escolar solo un 27,4% de la población adolescente entre 13 a 15 años de edad es físicamente activa. A su vez un 44% pasa tres horas o más sentados, fuera de las horas de colegio y de hacer tareas, por lo que se puede deducir que las actividades recreativas son de tipo sedentario.
Antes de iniciar a realizar algún tipo de deporte o actividad física, las personas deben tener consciencia de la importancia de prepararse sanamente para esto, no solo para buscar el mayor rendimiento, sino también para garantizar que el estado de salud es óptimo y no se verá en cambio, perjudicado.
Algunas recomendaciones para iniciar:
  • Escoja algo que le guste hacer. Asegúrese que sea algo físicamente apropiado para usted.
  • Consiga un compañero. Hacer ejercicio con alguien más puede hacerlo más divertido.
  • Varíe su rutina. Usted tiene menos probabilidad de aburrirse o de lesionarse si cambia su rutina.
  • Escoja una hora del día que sea cómoda. No entrene al poco tiempo después de haber comido.
  • No se desanime. Puede tomarse meses o semanas antes de que usted empiece a notar algunos cambios por el ejercicio.
  • Olvídese del refrán que dice que sin dolor no hay ganancia. Mientras que un poquito de malestar es normal después de comenzar a hacer ejercicio, el dolor no lo es.
  • Haga del ejercicio algo divertido. Por ejemplo, escuche música.
Nutrición para personas activas. Una dieta adecuada, en términos de cantidad y calidad, es imprescindible para optimizar el rendimiento, por lo que la alimentación, así como la suplementación, son fundamentales para obtener buenos resultados. La malnutrición en deportistas es un mal común por la falta de asesoramiento de un especialista.
“La actividad física aumenta las necesidades energéticas y de algunos nutrientes, por ello es importante llevar una dieta equilibrada basada en una gran variedad de alimentos. Además, hay otros factores que condicionan los requerimientos calóricos de cada individuo, como la intensidad, tipo de actividad, duración, edad, sexo y composición corporal, temperatura y grado de entrenamiento”, explica Paola Soto, nutricionista de GNC.
La especialista indica que la hidratación en las personas que hacen ejercicio es un punto clave, pues se debe asegurar la ingesta adecuada de líquidos antes, durante y después del ejercicio, particularmente si es de larga duración o se lleva a cabo en condiciones ambientales cálidas.
“El sobre entrenamiento puede dar lugar a un estado de estrés mantenido, que se traduce en una situación de oxidación continua. Esta circunstancia genera una cantidad excesiva de radicales libres que pueden producir fatiga. Antes esto, el organismo se debe defender con antioxidantes”, indica Soto.
Por otra parte, la proteína juega un papel primordial en funciones fisiológicas que son esenciales para el desempeño físico óptimo. Este es el principal nutriente utilizado en la construcción y reparación de todos los tejidos corporales, por lo que se necesita para la regulación del metabolismo.
“La alimentación es de suma importancia, pero también lo es el descanso. Dormir es un acto restaurador y en cualquier actividad que se requiera esfuerzo, es fundamental la recuperación”, finaliza la nutricionista.


[1] Plan Nacional de Actividad Física 2011-2012. Ministerio de Salud y el Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada