lunes, 13 de enero de 2014

Plantearse objetivos reales es fundamental para cumplir los propósitos de año nuevo

  • Metas relacionadas con el peso y el estado físico son las más recurrentes. 

  • Hacer de los propósitos un estilo de vida es fundamental para lograr cumplirlos y mantenerlos.

Con el año nuevo siempre nos planteamos cambios y propósitos en nuestra vida con la intención de crecer, mejorar como personas y sentirnos mejor con nosotros mismos. Sin embargo, muchas veces estos son difíciles de cumplir o duran solo algunos meses. 
Dentro de estos propósitos, los más comunes son los relacionados a mejorar nuestra salud, principalmente mejorar los hábitos alimentarios, comenzar a hacer ejercicio, dejar de fumar, llevar una vida más relajada, y una de las principales metas es lograr la pérdida de peso.
Al plantearnos los propósitos de año nuevo uno de los puntos claves es que seamos realistas con respecto a lo que queremos alcanzar, nuestras expectativas no deben estar basadas en un ideal sino en nuestra realidad. Tenemos que tener muy claros nuestros objetivos, deben ser lo más específicos posibles y asegurarnos de poder medirlos, de esta manera podemos conocer cuánto hemos alcanzado y valorar los siguientes pasos. 
Bajar de peso es uno de los propósitos más frecuentes. Se debe estar consciente de  que no existen fórmulas mágicas y que para lograr una pérdida de peso exitosa se requieren cambios significativos en el estilo de vida, esfuerzo y compromiso.
La meta de pérdida de peso debe ser realista y la vía para lograrlo no debe poner en riesgo la salud. De igual manera, es importante evitar que el peso perdido se vuelva a recuperar.
Las actividades que se emprenden deben brindar una motivación en sí mismas, pues de lo contrario será muy difícil cumplirlas. Por esto, para lograr un mismo propósito se pueden utilizar distintas vías. Por ejemplo, si se desea hacer ejercicio para mejorar la condición física o apariencia, es muy común inscribirse a un gimnasio, pero a algunas personas les da mejores resultados practicar un deporte, bailar, realizar caminatas o correr al aire libre.

De ser posible, es recomendable buscar ayuda profesional, por lo que se puede acudir a un médico, nutricionista, educador físico, entre otros, que en sus áreas respectivas ayuden a establecer la meta de pérdida de peso y la estrategia para alcanzarla, siempre ajustada a las características y necesidades individuales.

De igual manera, si se decide utilizar un suplemento nutricional, es primordial buscar asesoría y adquirir productos de calidad. 

Si se padece de alguna condición de salud o se encuentra bajo tratamiento farmacológico se debe consultar al médico antes de iniciar un programa de pérdida de peso o una rutina de ejercicios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada